viernes, 23 de diciembre de 2011

Mudanza de "Las Interferencias" a "Creando, naciendo":

Estoy segura de que esta experiencia laboral negativa que me ha tocado vivir en este momento tan bonito de mi vida aportará, por lo menos, algún tipo de aprendizaje sobre la naturaleza humana que nos sirva para crecer. Desde un punto vista matarial, sobre mí vuela la amenaza de quedarme en la calle, suspedida de empleo y sueldo y sin baja de maternidad. Entiendo que este conflicto parte de formas opuestas y antagónicas, de entender el mundo, las prioridades, la escala de valores, la libertad y la ética de todos los implicados.

Esta es, por tanto, la última entrada de mi otro blog, Las Interferencias, hasta nuevo aviso :

http://lasinterferencias.blogspot.com/2011/12/creando-naciendo.html

Creando, naciendo...

Dado que este blog tiene ilustres seguidores (investigadores, rectores, notarios, peritos, gerentes y demás) desde que la empresa estatal* "UNED" para la que trabajo decidiera llevar a cabo una "información reservada" y me abriera un expediente disciplinario, he decidido congelar de buena fe todas las entradas para facilitar al máximo la aclaración de los hechos investigados.

No me marcho de la blogosfera, me mudo provisionalmente a http://creandonaciendo.blogspot.com/, un blog un poco más orientado hacia el embarazo, el nacimiento, la crianza, la vida, la muerte, eso que llamamos "educación", "sanidad" y mucho más. Por supuesto, no pienso dejar de lado los contenidos que trataba en Las Interferencias, ya que la maternidad no es algo separado del resto de nuestras vidas, la existencia es un todo y nunca debemos perder la visión de conjunto. Por ejemplo, la hormona oxitocina está conectada con la capacidad que tenemos de empatizar y la falta de amor en la sociedad. ¿Acaso esto no está relacionado con las guerras, la industrialización, la sanidad estatal y privada o el funcionamiento de las instituciones como la empresa, el colegio o el hospital? ¿Acaso la economía no es ideología? ¿Acaso las ideas sobre cómo deberíamos nacer y criarnos no están relacionadas con la estructura piramidal de la sociedad? ¿Acaso las relaciones de parentesco no tienen influencia en la política y la economía, en las relaciones entre el pueblo y las elites? ¿A qué conclusiones sociales y existenciales podemos llegar si realizamos un simple árbol genealógico de nuestra familia? ¿Proporcionan las revistas del corazón información económica? Bueno, ya os he dado algunas pistas sobre lo que burbujea en la cabeza de esta embarazada inquieta.

Un abrazo.

*También conocida como "universidad pública".