viernes, 24 de febrero de 2012

Mantas, impagos, frío y recortes.



Antes de que ocurrieran las revueltas de estudiantes valencianos que salen ahora en los telediarios, ya sabíamos de los problemas de muchos institutos:

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/12/valencia/1326399030.html
IES Vila-roja de Almassora (Castellón)



http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/25/valencia/1327486750.html
IES Enric Valor de Castalla

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/01/18/actualidad/1326920835_128592.html
IES Navarro Santa Fe de Villena (Alicante)

(Foto tomada del facebook de Manu Moreno)

Pero, desgraciadamente, esto va a ser cada vez más habitual en ay-untamientos, comunidades y estados gobernados por partidos políticos de todos los colores:

http://politica.elpais.com/politica/2012/01/17/actualidad/1326830350_171880.html

http://www.larazon.es/noticia/2617-los-colegios-sin-calefaccion-que-no-quiere-ver-pajin

http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/gobierno-puesto-marcha-proceso-para-proveedores-puedan-cobrar/1332178/

En mi humilde opinión, se trata de un problema SISTÉMICO y sólo se puede analizar desde una perspectiva global, supera el detalle concreto que nos afecta en nuestro día a día. La situación es mucho más grave de lo que parece, va más allá de mantas y calefacciones, va más allá del debate caricaturesco que se está haciendo sobre la supuesta "violencia" de cortar una calle*, va más allá del rédito político que intenten sacar los partidos u organizaciones de estudiantes. Si algo me gustó del 15-m es que parecía que por fin podíamos debatir y actuar sobre los problemas esenciales de la humanidad y encontrarnos cara a cara con nuestros semejantes en las plazas, de ser humano a ser humano. El poder y los poderosos se siguen riendo de nosotros y caminan tranquilos por las capitales del mundo. Y lo peor es que muchos de los dominados tienen la misma ética o falta de ella que los dominadores. Supongo que para eso hemos sido adiestrados en las escuelas.

Creo que todos estaríamos dispuestos a pasar frío si hubiera que racionar el gas y dedicarlo en orden de prioridades a los colectivos con necesidades más urgentes. Pero no, por supuesto, para que otros derrochen en gastos suntuosos. Seguramente nos gustaría pagar un precio justo por ese gas sin que el dinero se lo quedasen corruptos de aquí ni de los países que nos suministran energía. Tampoco estaríamos dispuestos a invadir países por petróleo y gas, sin embargo ese es el coste de que consumamos veinte veces más petróleo en unas partes del mundo que en otras... ¿O no? Creo que vamos a tener mucho que aprender de la decadencia del Imperio Romano en los próximos años.

*Madre mía, si aquí estuviéramos viviendo un estallido de resistencia como en Grecia, no sé qué dirían en Intereconomía. Por cierto, bien que dan publicidad a "líderes" que los mismos medios buscan y ensalzan. Ya se sabe que al poder lo que más le aterra es no tener cabezas visibles en las revueltas:

http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/sociedad/cabecilla-protestas-defiende-violencia-y-admira-amaiur-20120224

Desgraciadamente, la violencia real ha sido la de los porrazos. Cortar una calle sin informar a la Delegación del Gobierno es como mucho ejercer la desobediencia civil. Los recortes en calefacción, ¿cómo los catalogamos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario